Publicaciones

Ley al día

Dictamen N°1116/4 de la Dirección del Trabajo, fija criterios y orientaciones sobre el impacto laboral de una emergencia sanitaria (Covid-19)

11 Mar 2020

Introducción

Atendida la Alerta Sanitaria decretada por el Ministerio de Salud (Decreto N°4/2020), debido al brote de Coronavirus (en adelante e indistintamente “Covid-19” o “Virus”), con fecha 06 de marzo del 2020, la Dirección del Trabajo publicó dictamen con el objeto de reafirmar las obligaciones que corresponden al empleador en materia de salud y seguridad en el trabajo, y los derechos que asisten a los trabajadores en dicho ámbito. El pronunciamiento está dirigido a precaver los riesgos de contagio en los lugares de trabajo y colaborar con las medidas de contención destinadas a evitar su propagación.

Al respecto, la Dirección del Trabajo entrega los siguientes lineamientos:

(i) Conforme al deber general de protección del empleador, consagrado fundamentalmente en el artículo 184 inc. 1 del Código del Trabajo (“CT”),  éste tiene la obligación de resguardar la vida y salud de sus trabajadores, y de adoptar todas las medidas tendientes a garantizar dicha protección.

En el contexto de la Alerta Sanitaria, el empleador debe proporcionar a los trabajadores, de manera efectiva, información actualizada que emane de la autoridad sanitaria u otra competente, sobre la prevención y contención del Virus. Asimismo, tiene el deber de ejercer un control eficaz de las medidas al interior de la empresa, a objeto de lograr la real aplicación de las mismas entre los trabajadores.

(ii) Por otro lado, en atención a la obligación de mantener las condiciones sanitarias y ambientales necesarias para proteger la vida y la salud de los trabajadores en los lugares en que éstos se desempeñan, dispuesta por el artículo 183 E del CT y el artículo 3 del DS 594 de 1999 del Ministerio de Salud; el empleador deberá tomar las medidas necesarias para cumplir con los protocolos y directrices que la autoridad sanitaria establezca y, en razón de ello, otorgar los permisos que sean razonablemente necesarios para que los trabajadores puedan realizarse los exámenes preventivos que correspondan, sin que ello les ocasione consecuencia negativa alguna. Con este objeto, pueden las partes convenir la prestación de servicios a distancia, en tanto ello sea posible.

(iii)  En relación a los efectos de la ausencia laboral o la imposibilidad de prestar los servicios contractuales por dicho motivo, y respecto de los trabajadores que se encuentren diagnosticados con Covid-19 o en situación de contacto (haber compartido hogar, haber viajado en el mismo medio de transporte o haber compartido el mismo recinto con un paciente afectado por el Virus), para determinar quien deberá otorgar las respectivas prestaciones de salud, es necesario distinguir la causa en virtud de la cual resultó afectado.

Si fue afectado por una actividad laboral, las prestaciones serán otorgadas por los organismos administradores del Seguro de Accidentes y Enfermedades Profesionales. En cambio, si el contagio o contacto tiene origen en una actividad de índole personal (ej.: viaje de turismo), las respectivas prestaciones deberán ser otorgadas por el organismo previsional de salud al que se encuentre afiliado el afectado – FONASA o ISAPRE -.

Adicionalmente, aquellos trabajadores diagnosticados con Covid-19, cualquiera sea el origen del contagio, existiendo licencia médica otorgada por un facultativo médico, permitirá al afectado ausentarse justificadamente al trabajo y recibir, en caso de corresponder, el subsidio que establece la normativa laboral vigente. Lo mismo aplica tratándose de personas en las que existe sospecha de que se encuentran infectadas, respecto de las cuales se haya emitido, como medida preventiva, una licencia médica.

El empleador estará obligado a velar por el cumplimiento del reposo médico.

(iv) Respecto de la cobertura de los respectivos subsidios o pagos de seguridad social, serán las correspondientes autoridades en materia de seguridad social quienes lo resolverán, pero los casos descritos anteriormente constituyen una causal justificada para ausentarse del trabajo.

(v) Por último, la Dirección del Trabajo reitera que los empleadores, en cumplimiento del deber general de protección, deberán implementar todas las medidas de prevención que tengan la finalidad de colaborar frente a una eventual propagación del Virus en el lugar de trabajo, medidas que no podrán importar una vulneración de los derechos que garantiza la ley, ni podrán amenazar la estabilidad del empleo.

Contacto

En caso que requiera información adicional sobre esta materia, contactar a: Alfred Sherman (asherman@jdf.cl) y/o Francisco Schenke (fschenke@jdf.cl).